LA FORMACIÓN EN LA EMPRESA

La formación dentro de la empresa supone actualmente uno de los factores clave tanto para el mantenimiento de la competitividad, como para la consecución de unas organizaciones modernas que buscan, además de un beneficio económico, la sostenibilidad en términos ambientales y unas condiciones sociales y laborales avanzadas.

El avance de las tecnologías, las modificaciones legales, la evolución del mercado con nuevos competidores o los cambios en los hábitos de consumo, son retos constantes a los que las empresas han de adaptarse de manera continua y constante.

Para la mejora de la empleabilidad y el aprendizaje a lo largo de toda la vida, la formación y el incremento de la cualificación son factores imprescindibles para el crecimiento y la consecución del éxito en su empresa.

El Real Decreto 395/2007. de 23 de marzo, que regula el subsistema de formación profesional para el empleo, ha establecido las características del sistema distinguiendo entre:

Formación de demanda

Es la formación que abarca las acciones formativas de las empresas y responde a las necesidades específicas de las empresas y sus trabadores. Esta formación debe estar relacionada con la actividad de las empresas de una forma general o especifica.

Se financia total o parcialmente con fondos públicos, mediante el sistema de bonificaciones en las cuotas a la seguridad social que ingresan las empresas. La empresa abonaría menor cuota de seguridad social por sus trabajadores.

Formación de oferta

Comprende los planes de formación dirigidos prioritariamente a trabadores ocupados y acciones dirigidas prioritariamente a trabajadores desempleados para capacitarles en su acceso al empleo.

Esta formación se ajusta a las necesidades del mercado de trabajo y atiende a los requerimientos de productividad y competitividad de las empresas, promoción profesional y desarrollo personal de los trabajadores.

En este tipo de formación se contempla la dirigida a la obtención de los certificados de profesionalidad de la formación recibida, mediante acreditaciones parciales acumulables por la realización de módulos formativos de cada cualificación profesional.

Acción formativa

Se entiende por acción formativa la dirigida a la adquisición y mejora de las competencias y cualificaciones profesionales, pudiéndose estructurar en varios módulos formativos con objetivos, contenidos y duración propios.

Si la formación está dirigida a la obtención de los certificados de profesionalidad, tendrá carácter modular con el fin de favorecer la acreditación parcial acumulable de la formación recibida y posibilitar al trabajador que avance en su itinerario de formación profesional cualquiera que sea su situación laboral en cada momento.

Cuando la formación no esté vinculada a la obtención de los certificados de profesionalidad, cada acción o módulo formativo tendrá una duración adecuada a su finalidad, en función del colectivo destinatario, la modalidad de impartición de la formación, el número de alumnos y otros criterios objetivos, sin que pueda ser inferior a 6 horas lectivas.
ico